Quiero una Joya,

¿porqué nos gustan tanto?

Porque un gran vestido no lo és todo, hay que culminar el look con una joya a la altura de la celebración, porque son arte, y también porque nos susurran que tienen magia, o incluso porque podemos convertirlas en nuestro amuleto. Por todo esto y mucho mas…

 Nos gustan las joyas

Una joya es mucho más que un regalo.

 Las piezas mas evocadoras adoptan un guiño fantástico que nos invitan a soñar y trasladarnos a escenarios mágicos, de castillos encantados, llaves secretas, jardines bucólicos y príncipes y princesas encantadas … para no dejar de soñar como niñas. 

Son piezas artísticas con un proceso de creación, de inspiración y de juegos con piedras preciosas, cristales, ónix, oro amarillo, zafiros.. y toda una variedad (casi infinita) de materiales, que dan forma y vida propia a las piezas mas deseadas y soñadas, así, cargadas de talento y creatividad, como si fuesen piezas encantadas, provocan un efecto comunicador inmediato.

Y es que por ejemplo si hablamos de que en San Valentín, tu Príncipe, te regala un anillo, rápidamente lo asocias a compromiso…  Forma parte de nuestra cultura judeo-cristiana. Es totalmente simbólico, este intercambio de anillos pretende que el hombre sea el complemento de la mujer y la mujer lo sea del hombre, de la misma manera que el oro y vacío se unen para formar esos mismos anillos. 

General y personalmente me decanto por las líneas simples, puras y minimalistas. Me gustan porque provocan una reducción a lo esencial. Sin embargo, hay que reconocer que la moda y los artistas actuales abren un abanico extraordinario y hacen miles de interpretaciones del mar, las flores, el hielo…, tanto arte no pasa desapercibido, de manera que hay que arriesgar más y unirse a la combinación de anillos dorados y plateados en los dedos, que están adornados con aplicaciones y esmaltado, delicados y macizos. Las que disfrutan del color del invierno deben elegir diamantes, ónix, rubíes y esmeraldas. Las chicas primaverales podrían escoger productos con incrustaciones de ámbar, turquesa, zafiros y perlas color crema. Las del verano apreciarán el jade, ópalo, aguamarinas y ágatas. Las amantes de la moda al estilo otoñal pueden elegir piezas con topacios dorados, ágata y ámbar. Por lo tanto dejamos atrás el minimalismo y damos paso a las piezas grandes, de colores brillantes. 

Te presento a  B2C Jewels
 Una firma que responderá a tus expectativas para encontrar esa Pieza Mágica que añadirá el brillo, hechizo y la historia a cualquier celebración o momento especial. Cuéntaselo a San Valentín.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *